El Sueño

NOTA: Esto lo escribi hace un par de semanas, cuando el tema todavia tenia vigencia. Por causas ajenas a mi voluntad, no habia podido actualizar el blog.

No creo ser la única persona en el mundo. Si si, me disculpo de antemano. Mi imaginación siempre ha sido asi.
Siendo enano, y la verdad no tan enano, siempre soñaba con la gloria. Siempre me preguntaba que se sentiría estar en la parte baja de la novena entrada, con el marcador empatado, con la cuenta en 3 bolas y 2 strikes, y de repente conectar ese home run que le daría a mi equipo el campeonato.
Siempre que jugaba futbol en la calle, aunque las porterías fueran dos piedras y jugaramos 4 contra 4, en mi mente era la final del mundial, y cuando anotaba un gol, mi imaginacion me llevaba a ser el héroe nacional, ya fuera para México o Canadá (como si Canadá alguna vez llegara a la final de un Mundial – lo cual lo hacía aun mas especial).
Muchas veces me he arrullado con la idea de convertirme a mi mismo, o a mi equipo, o a mi pais (cualquiera de los dos) en campeón. El gol, el touchdown, la canasta, el home run o la llave de rendición no importan. Siempre está el hecho de que lo logré. Soy el campeón, todos me alzan en hombros, la prensa habla de mi, y yo, humilde, acepto mi destino.

Obviamente, la vida no me ha dado a mi ese privilegio. Pero si se lo dio a alguien mas, y es lo que les quiero platicar.

Sidney Crosby fue llamado a los Pinguinos de Pittsburgh hace unos años. Era llamado un niño prodigio del hockey. Al mismo tiempo, los Washington Capitals habian traido, desde Rusia, a otro niño prodigio: Alexander Ovechkin.
Quisieran ellos o no, la prensa los habia hecho rivales. “Quien va a ser el mas chingon?”, se preguntaban.
Cuando llegaron las olimpiadas de invierno de Turin 2006, ninguno de los dos estaba listo para la gloria. Suecia se llevó sin problemas la medalla de oro.
Mientras tanto, Crosby y Ovechkin se llenaron de estadísticas impresionantes. Los medios eran felices creando esa rivalidad. Ovechkin se la creyo. Crosby se mantuvo en lo suyo.

Llegaron los juegos olimpicos de Vancouver 2010. Los demas deportes son tambien hermosos, y las medallas cuentan – pero no si eres canadiense. Lo unico que importa es la medalla de oro en hockey. Ahi estan las estrellas. El hockey es el deporte nacional. Que importa el curling, o el luge, o el salto en esqui. Que chingón que se genen medallas, pero si fracasa el hockey, Canada no es nada. Especialmente, si las olimpiadas son en tu pais.

Canadá a duras penas logró calificar a las rondas de playoffs. Empezó impresionante, goleando 8-0 a Noruega. Pero despues, en lo que los canadienses habian llamado “SuperSunday”, habian caido contra los Estados Unidos, por 5-3. Canadá claramente tenía problemas. Canadá y Estados Unidos, y Canadá y Rusia, son rivales a muerte. Perder contra uno de ellos, en un SuperSunday, no era permitido.

De alguna manera, Canada logró llegar a cuartos de final. Contra Rusia. Crosby vs. Ovechkin, lo que los medios habían promovido como la pelea del siglo. Ovechkin declaró que deseaba que Rusia humillara a Canadá, en Canadá, para que se les quitara. Canadá, en uno de sus mejores juegos, ganó 7-3.
Canada se enfrentaba, entonces, en semifinales, contra Eslovaquia. Iban ganando 3-0, y en cuestion de 3 minutos, el marcador se puso 3-2. Habia crisis en Canadá. Que pasaría? Si lograban ganar, se enfrentarian a Estados Unidos, su otro gran rival, en la final. Pero eso solo seria si lograban ganar. Estados Unidos llego a la final invicto. Canadá no tenia nada que hacer. Se mantuvo el marcador, y asi ganaba Canada otra medalla. Ya fuera de oro o de plata, era otra medalla.

Canada peleaba en el medallero general. Ya no aspiraba al primer lugar, ocupado por los Estados Unidos, ni al segundo lugar de Alemania. Pero estaba abajo de Noruega, casi a la par. Canada no soportaria el fracaso de terminar en cuarto lugar. Los demas atletas, en cuestion de dos dias, se encargaron de que eso no sucediera. Canadá ya estaba en tercer lugar del medallero. Los puntos fuertes de Noruega ya habian sucedido. Pero todo eso que importaba? Faltaba la final del hockey. Y no solo eso. Como si Canadá necesitara mas presión, el equipo canadiense de hockey femenil habia derrotado a los Estados Unidos en la final. Que los hombres no pudieran, era inconcebible. Sin embargo, era lo mas probable.

Se llego el dia del juego. Domingo 28 de febrero, dia en que tambien terminarían los juegos olimpicos de Vancouver. Si no el resto del mundo, Canadá estaba viendo la TV. Viendo el juego. No, EL JUEGO. Esto no era por una medalla, esto no era por tener algo que ver en la TV. Esto era personal. Era cuestion de orgullo nacional. No solo para Canadá, sino tambien para los Estados Unidos. La rivalidad no se puede describir en palabras. Para uno, vencer al otro, era cuestion de orgullo, de dominio, de embarrarle al otro, aunque sea por 4 años, que es mejor que el otro.
Estados Unidos, como dije, llego invicto. Canada llego tropezandose con sus propias agujetas. Era una pelicula de Disney, casi. Solo faltaba que el coach de Canadá fuera Emilio Estevez.

Como cosa hecha a drede, como si la vida imitara al arte (siempre y cuando “Mighty Ducks” pueda ser considerado ‘arte’), el partido terminó 2-2. Se irían a tiempo extra. No solo eso, sino a muerte súbita (lo que en México se conoce como “gol gana”).
Sidney Crosby, a lo largo de toda la olimpiada, fue opacado. Todos los rivales sabian que debian contenerlo. Era la estrella, y nunca lo dejaron brillar. Pero a los 7 minutos del tiempo extra, en esa muerte súbita, hizo lo que se espera de una estrella. Solo puedo imaginar, siendo que siempre he soñado con momentos asi, lo que pasó por su mente en esa fracción de segundo en la que decidió realizar el disparo a la porteria. Realizó su disparo, y todo Canada gritó. De Vancouver a Halifax, de Winnipeg a Yellowknife, de Toronto al pueblito mas insignificante de Saskatchewan… Habia terminado el partido. Canada había logrado la medalla de oro. Venció a Estados Unidos. Sidney Crosby había sido el heroe, con un solo trazo. Con un solo disparo a la porteria, venció al gigante.

Y eso es con lo que soñamos todos. Ese momento. Sidney Crosby lo vivio. Felicidades a él, felicidades a Canadá.

Yo no vi el juego; iba en un autobus. Pero recuerdo la final del 2002 en Salt lake City. Y los escalofrios que esa final me causó. No se compara, no se compara. Espero que exista algun torrent del juego.

The Iceberg.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: