Conocimientosis

A la hora de conocer un tema, cualquiera que este sea, hay de tres sopas: puede ser que no exista interés por el tema, puede ser que se tenga un conocimiento de básico a intermedio acerca de él, o puede ser que exista una actitud casi obsesiva con él.
Nadie puede saberlo todo, y cada quien decide en que invierte su tiempo y sus neuronas – habra quien se obsesione con saber todo acerca del beisbol, incluyendo nombres de jugadores, historia de los equipos, estadísticas, etc., y no sepa nada de, digamos, la Antigua Grecia. Asimismo, habrán quienes sepan de economía, política y eventos actuales, pero  se quedan con cara de pendejos a la hora de copiar una lista de canciones a un iPod.

A mi, en lo personal, me gusta saber y conocer de todo. Digamos que en muchos temas tengo conocimientos de básicos a intermedios. Sí hay temas en los que me clavo, pero difícilmente se podria decir que me obsesiono con algo. Por ejemplo, no me son desconocidos los nombres de Ty Cobb, Jean-Bertrand Aristide o para el caso, Miley Cyrus. Sin embargo, no tengo estadisticas de juego de decadas anteriores a mi, no conozco a fondo la historia de Haiti, y en cuanto a Miley Cyrus, bueno, digamos que sé mas de lo que me interesa.

A que voy con todo esto? A que, como a mucha gente, me gusta saber, me gusta conocer y me gusta aprender. Y el tema me vino a la mente por dos cuestiones completamente distintas.

Primeramente, debo confesar que desde por alla de 1992 comenzé a ver la lucha libre de la WWE (WWF, en ese tiempo). Son que, 18 años… He visto luchadores ir y venir, he visto luchadores morir (bueno, no LITERALMENTE), y he visto como ha cambiado la “industria”. Y resulta que desde hace poco tiempo, en México se ha puesto de moda la WWE, principalmente entre los niños. Uno de esos niños es mi sobrino (que por cierto es de los pocos niños que conozco que no idolatran a Rey Mysterio, sino al Undertaker – y a John Cena, pero bueno, John Cena esta diseñado para ser ídolo infantil, no puedo culpar a  Alejandro).
Me he sentado a jugar WWE Raw vs Smackdown 2010 con mi sobrino (siempre me gana), he estado a punto de perder dientes, ojos y demas en el brincolín jugando “luchitas” (si bien yo tengo cuidado a la hora de “intentar esto en casa”, digamos que mi sobrino y sus amiguitos se entusiasman de mas…), y he compartido historias con él, cosas que sucedían en el ring (y fuera de el) desde antes de que a el le interesara la WWE, o incluso antes de que naciera. He querido conseguirle una copia del Wrestlemania 25, para que vea la lucha entre Undertaker y Shawn Michaels – El solo conoce a Michaels y a Triple H como DX. Pero le gusta aprender. Asi como antes tenía obsesion por los carritos y despues por los aviones, y sabe mas de ellos que yo, ahora me toca a mi compartir con el un gusto que tenemos en común.

Segundo, estaba leyendo una revista hoy en la mañana – una revista que compró mi novia en Sanborns no hace mucho, titulada Algarabía. Y está bastante interesante, tiene articulos de todos los temas, y su estilo de redacción me gusta porque no es nada pretencioso, como ahora que veo que la gente le echa mas ganas a tratar de sonar (o escribir) de una manera pseudointelectual, y en el camino dejan por hecho que no son mas que unos pendejazos.
Y mientras leía, me puse a pensar en que si bien me gusta saber de muchos temas, explorarlos y aprender de ellos, debe ser sumamente aburrido saber demasiado de un tema, por dos cosas. Una, cuando sabes todo acerca de un tema, ya no queda mucho por explorar. Otra, que cuando te clavas demasiado en un tema, dejas de contemplar el mundo fuera de ese tema, y en general te conviertes en una persona aburrida para los demas. Todos tennemos a ese amigo que no habla de otra cosa que no sea política, o futbol, o computadoras. Porque no saber un poco de los tres?
“Pero Iceberg! Siempre hay algo por explorar!”, dirán algunos. No digo que no, pero llega un momento en el que ya nadamas se exploran pendejadas. Y por el bien de la especie humana en general, es bueno. Pero a nivel individual, si creo que existe tal cosa como “saber demasiado”.
Steve Vai, por ejemplo, puede ser uno de los mejores guitarristas de la historia. Pero su música es solo eso, una exploración hacia que otras cuestiones técnicas se pueden hacer con una guitarra. Su musica no es agradable para quien quiere, digamos, “rockear”. Lo mismo los grupos de musica (rock, jazz, etc) progresiva. Si, tocan muy bien sus instrumentos, se ve que saben… pero que hacen con todo lo que saben?
O que tal los comentaristas deportivos que cada vez que mencionan el nombre de un jugador tienen que impartir toda una catedra de estadísticas, de que universidad salió, que si los Gigantes de Nueva York no lo quisieron en el draft, y demas datos de trivia que no son mas que eso, trivia? “Ponte a narrar el partido!”, le diría yo si fuera de esas personas que le gritan a la tele.

La moraleja es que se puede disfrutar plenamente el Quijote sin tener un conocimiento del panorama socioeconómico español de la época, de la misma forma que se puede disfrutar un juego de playoffs sin conocer todas las estadisticas (y mentarle la madre a Brett Favre por no ir por el gol de campo!!!), asi como se puede disfrutar una cerveza sin tener que saber el nombre de la persona que sembro el lupulo. Bah.

The Iceberg.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: