8 Cosas Que Me Cagan De Mis Viajes A México

No me malinterpreten, me encanta ir a Mexico cada vez que puedo. Y en esta ocasión, las circunstancias serán diferentes. Por algo es que me la paso queriendo estar allá, y por eso es que voy cada vez que puedo.
Sin embargo, México es un lugar no exactamente perfecto. Las cosas que mencionaré aquí – algunas de ellas, al menos – no es que sean cosas malas en sí, solo cosas que en lo particular me incomodan, o cosas a las que ya no estoy tan acostumbrado.

1. Música
En Canadá, difícilmente se escucha la musica de los demás. En México, sin embargo, a la gente le gusta subirle al volumen a lo que están escuchando. Y salvo por contadas excepciones, solo existen tres opciones en cuanto a la música que se oye: reggaetón, música de acordeón, o pop viejo.
En serio, gente, que fascinación tienen con el pop viejo? Cada vez que voy, en el radio, en los playlists de la gente con la que voy, siempre estan las mismas canciones de hace 7 años. Shakira ha sacado como 16 albums desde que me vine a Canadá, sin embargo todos se quedaron atrapados con la canción de “Pies Descalzos”. Lo mismo con canciones de Laura Pausini, Chayanne, Eros Ramazzotti…
Ah, y entre más pedorra la música, más le suben. Y desde más temprano la ponen. No saben lo fascinante que es despertar a las 8 de la mañana un domingo después de una peda, porque el vecino decidió que era el momento ideal para lavar su carro y acompañarse de reggaetón.

2. Referencias Culturales
No es que sea mejor o peor, solo diferente… pero muchas de las cosas a las que hago referencia en mi conversación normal – en ocasiones ni siquiera son referencias oscuras, sino cosas como Family Guy, o South Park – nadie las capta. Vaya, para muestra, el 5 de noviembre puse en mi Facebook “Remember, Remember the Fifth of November”… y nadie fue capaz de entender que era una referencia, si bien histórica, a la película de V for Vendetta, con Natalie Portman. NATALIE PORTMAN!! No creo que sea tan desconocida!
Voy a llegar a México queriendo hablar de Watchmen, o de 24, y me voy a sentir fuera de lugar cuando los demás solo hagan referencia a Mujeres Asesinas, o a El Pantera.

3. Inseguridad
No es que piense que México sea un nido de criminales, pero vamos… comparado con Canadá nunca se sabe. Aquí me puedo ir caminando del trabajo a mi casa a la media noche, cargando con mi iPhone, mi iPod Shuffle (por si se le acaba la pila al iPhone) y 200 dólares, sin preocuparme.
Allá me pongo un poco más paranóico, especialmente cuando llego y me voy, que son los momentos en los que voy cargando con todas mis cosas. Nada como estar parado en la central de autobuses de Monterrey, en plena época navideña, cuidando 3 maletas y tratando de hacer una llamada de un teléfono público.
Y eso que no voy al DF, sino a Ciudad Victoria. Por eso allá solo cargo con un Nokia 1100, y procuro no cargar con mucho efectivo. Ja!

4. Obesidad
Aquí en Canadá cuido mucho mi alimentación. Con eso me refiero a que difícilmente como fuera de casa, y lo que me preparo contiene muchas verduras, y demás. Como que manejo un poco una dieta balanceada.
Allá, es imposible resistirse al encanto de las tortillas de harina, de la comida grasosa, del exceso de sodio… vaya no soy de los que andan contando calorías, pero mi evidencia empírica me ha enseñado que con 3 semanas de estar allá, tiendo a subir considerablemente de peso. Ahora que voy por, este, más tiempo, no se que vaya a pasar.

5. Desencanto
Dicen que el hombre es el único animal que no se tropieza dos veces con la misma piedra. Yo debo, entonces, pertenecer a una especie distinta, porque me he tropezado tantas veces con esta piedra, que ya mejor me da risa.
Quizá por la nostalgia, quizá por otros factores, cada vez que voy se me mete en la cabeza que me la voy a pasar con madre, que la pachanga no va a parar nunca, y que todos mis amigos van a estar buscándome las 24 horas del día.
Esto jamás sucede… y si bien sí me la paso a toda madre con ellos, muchas han sido las tardes en las que yo ando correteándolos para hacer algo, y solo me encuentro con “estoy ocupado”, “no puedo”, o “yo después te llamo”.
Sin embargo, desde el primer día que estoy de regreso en Canadá, ya estoy con la idea de regresar.

6. Conversión de Moneda
Esto le debe pasar a todos, no nadamás a mi… solo que al revés. Cuando uno se acustumbra a pensar en un tipo de moneda, al estar en otro país los precios llaman la atención.
En mi caso, estoy acostumbrado a ver precios como $4.99, $19.99, o $49.99, dependiendo de lo que quiero comprar. Llego allá, y todo se me hace carísimo, porque el punto decimal está recorrido un dígito más hacia la derecha. Por ejemplo (y no se porque siempre pienso en el alcohol), aquí una botella de Bacardí Limon – estoy empleando un pomo que se encuentra en ambos países – cuesta $23.50. Y si bien con ese dinero me puedo comprar un pomo mucho mejor en México, el ver precios arriba de $100 hace que me duela el codo por un momento, hasta que hago la conversión en mi mente.

7. Televisión
Si bien no es mi intención viajar hasta México para sentarme a ver televisión, es obvio que habrán momentos en los que sea inevitable estar sentado frente a una, o tenerla de fondo. Y no se qué tanto haya “mejorado” la calidad de la programación desde hace un año que estuve allá, pero dudo que mucho.
Créanme, no me entusiasma para nada ver telejuegos, los mismos comerciales de hace 5 años, o peor aún, las voces de Enrique Garay o Antonio de Valdés contaminando la transmisión de un partido de la NFL. No muero de ganas de ver promos de telenovelas, programitas mañaneros de variedades, o anuncios y noticias de partidos políticos.
Tampoco es así que ustedes digan de mi sumo interés ver televisión extranjera – léase, los programas que acostumbro ver – doblados al español.

8. Familia
Hablando de desencanto… No es que no quiera ver a mi familia, claro que los quiero ver. Pero a juzgar por experiencias pasadas, y las cosas que han sucedido este año, creo que en más de una ocasión me voy a sentir incómodo. Mi papá me va a estar cuestionando TODO, la relación con mi hermana es cada vez más distante y más incómoda, y de la familia extendida ni hablar. A mis sobrinos sí tengo muchas ganas de verlos, y de convivir con ellos.
Y por supuesto, está mi hija, a quien si bien me va me va a tocar verla muy poco, y en un ambiente demasiado controlado. Pero tambien espero poder estar con ella la mayor cantidad de tiempo posible.

Y bueno, creo que por ahora es todo. De por sí me tomó dos días escribir esto, y no llegué al diez. Aún y a pesar de todo lo anterior, ya quisiera estar ahí. Ya se me cuecen las habas, como dirían por ahí. Pero bueno, cada día que pasa es un día menos, y ya en unas cuantas semanas espero contarles que ya llegué.

The Iceberg

5 respuestas a 8 Cosas Que Me Cagan De Mis Viajes A México

  1. number six dice:

    tsss de todas las cosas bonitas que pudiste decir.. “Se me cuecen las habas..” JAJAJAJA.
    Puessss ya nos podremos quejar de eso y mas!
    BTW.. todavia esta Timbuctu!.. aunque quien sabe que tal vivan por alla.. jajaja.
    Y al ver al Mr. de la foto.. no pude evitar recordar la conversacion acerca de las funciones fisiologicas (espera.. especificamente del sr. .porque han habido otras jajaja).
    ILRYBMSHRG2B! hahhaha..

  2. zanahoria dice:

    -jajajaja, a mi tambien me caga ke la mayoria de la gente escuche siempre la misma musica pedorra, yo tambien me doy cuenta y eso que yo vivo en mexico, jajajaja.
    -lo de las referencias culturales creo que eso es por la gente con la que te juntas, ni modo chavo, la banda jodida no sabe de otra cosa que no sea made in mexico
    -lo de la alimentacion es un misterio, yo trago de todo lo mexican y no subo ni un gramo, en cambio otros con un taco suben como 10 kilos :s
    -lo de la inseguridad esta cabron, no se que decir de eso, te acostumbras y aprendes a cuidarte…
    -desencanto: simon, mexico solo es “festivo” para los que no viven aqui, ni pedo, ya te diste cuenta.
    -lo de la conversion de la moneda si es una mamada tuya, ni modo que vengas a pagar en dolares mamon.
    -la tv es una mierda siempre, pero aca parece que aproposito la hacen para hacerte encabronar.
    -admite que no quieres ver a la familia, ten guevos.

  3. zanahoria dice:

    ahora que leo otros posts veo que tu blog si es una mamada. ni pedo, cada quien lo suyo, ojalá te sirva para sacarte esas cosas que te joden, total, nadie lo lee.

  4. number six dice:

    OMG! Isabella has a boyfriend! hahaha

  5. Lucy dice:

    Pinche marica indio creyendose gringo. Puto no vengas con mamadas y vete a tu pinche Canada o al infierno Gringo, no haces falta en mi hermoso Mexico que si esta mal pero por la explotacion del gobierno y de los EUA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: