Pendejazo! #2 – La Conclusión

Lunes. Por fin me quitaría la idea de la cabeza de que mi tarjeta aún estaría encima de mi locker. De una vez por todas, la esperanza moriría.

Mientras entro a la planta y me formo en la pequeña fila para poder registrar mi entrada al trabajo, uno de los compañeros del turno de la mañana llega a formarse, para registrar su salida.
Se me queda viendo, y me dice “la encontré”. Sin dar muchos detalles, como para saber si yo sabía de qué estaba hablando.
“Con madre!”, exclamo. Me dice que la vio arriba de mi locker, y asumió que era mía. Que se la había entregado al supervisor, para que me la diera.
El compañero checa su salida, y se sale. Yo me salgo también, porque me quedan 15 minutos antes de que comience mi turno, y como siempre, me voy a fumar un cigarro. Le doy las gracias a mi compañero una vez más, y me dice “si, no te preocupes. A mi no me gusta quitarle a los demás lo que no es mío. Tú te habías ganado esa tarjeta, y no sería justo que alguien más se quedara con ella”. Le recuerdo que técnicamente, ya no era mía porque la había extraviado. Nos despedimos, comienza mi turno, y me topo con el supervisor.
“No le entregó Kevin lo que dejé arriba de mi locker el miercoles?”, le pregunto. Se queda pensando, y me dice “ah, si!”, y me entrega mi tarjeta.

giftcard

Así que finalmente me pude reencontrar con mi mentada tarjetita. Acto seguido, me fui a mi locker y esta vez me aseguré de no dejarla arriba de él. La puse en mi mochila. Ya sería demasiado pendejo si dejara la mochila arriba del locker. No que no sea capaz… hace unas semanas había dejado mi iPod Shuffle en ese mismo lugar. Por suerte, al salir a la calle me percaté que me faltaba algo en los oídos, y me regresé por él. Aún estaba ahí.

Finalmente, son de esas anécdotas que te recuerdan que por más que saques generalizaciones absurdas acerca de que el mundo apesta, todavía hay gente honesta. A decir verdad, me sentí más chingón porque me habían echado la mano, que por lo que pueda tener de valor la tarjeta, que ya daba por perdida. Ahí luego le invito unas cheves al guey.

The Iceberg.

Anuncios

3 respuestas a Pendejazo! #2 – La Conclusión

  1. number six dice:

    me entro una basurita.. como al wy del anuncio de solidaridad jajaja.. yo tmb quiciera invitarle unas cheves al wy.. que pinche angustia con esa tarjeta jajaja

  2. Lizda dice:

    La generosidad mi querido Ice, existe y existirá, no suenes como los abuelos con eso de que ya no hay gente así, no te convenzas de nuevos paradigmas, fomentémos sí, la solidaridad, siendo solidarios, (unas cheves es una gran idea que siempre se agradece). El punto es… ¡qué buen rock! y sonríes….

  3. MZ dice:

    Ay que padre que si aparecio!! supe de cuando se te perdio, pero no sabia que “Kevin” la habia recuperado. Super! Atte: tu hermana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: