Feliz Cumpleaños, Hijita!

Hace 9 años me encontraba convertido en un manojo de nervios. Entraba a la sala de urgencias, preguntaba si habían noticias, no se me informaba nada, me salía a fumar un cigarro. Regresaba a preguntarle a las enfermeras, a la familia… nadie decía nada. Salía a fumar una vez más. Ese ciclo lo repetí muchísimas veces, durante toda la mañana. A veces acompañado de mi mamá, a veces con alguno de mis cuñados (mis hermanas no fuman, pero a veces se salían conmigo).
Ya estaba desesperado, nadie me decía nada y ya habían transcurrido horas interminables. Corría así un día más en la vida de una bola de enfermeras, médicos y trabajadoras sociales mediocres. Un día más de trabajo en una clínica del IMSS. Pero para mi no era un día normal, y la falta de empatía de estos seres de mierda ya me estaba colmando la paciencia. No era un día para ponerse de mal humor, pero no lo podía evitar.
Mi entonces esposa estaba ahí adentro, y yo no sabía si la bebé ya había nacido, si ya era papá, o si habría pasado algo y esa era la razón por la que no me decían nada.
En una de esas, ya desesperado, me metí por la puerta que separa la sala de espera y los pasillos que llevaban a las distintas áreas del hospital. No llegué muy lejos, y no me sirvió de nada haber entrado, porque al personal del lugar le importaba más el hecho de que había violado un área restringida en busca de alguna persona competente que me pudiera revelar algo de información, que el ser personas competentes que me revelaran algo de información.
Tiempo después, a mi suegra sí le permitieron el acceso, y minutos después salió, sonriente, a abrazarme y a felicitarme. Ya había nacido mi hija, y todo estaba bien. Ya por la tarde se nos permitió subir a verlas, y fue el primer momento en el que tuve en mis brazos a quien sólo conocía por las imágenes del ultrasonido, pero a quien ya quería muchísimo. Como el personal del IMSS no puede ver gente feliz, porque se acomplejan, una guardia de seguridad llegó a corrernos, y no exactamente de la mejor manera. Para efectos practicos, nos corrió como carnicero corriendo a un perro que insiste en estar afuera de su tienda. Nadamás le faltó la cubeta de agua. Pero no me importó.

Después de ello, solo estuve presente en sus primeros tres cumpleaños. Después de eso, la vida hizo de las suyas, y han habido ocasiones en las que ni siquiera se me ha permitido hablarle para felicitarla.
Su primera fiesta de cumpleaños fue un caos, en lo que se refiere a la decoración. Todo lo demás salió muy bien, pero había decoraciones de Snoopy, y de último momento, al percatarnos de que se nos había olvidado la vela del pastel, recurrimos a mi hermana, que un par de meses antes había festejado el cumpleaños de mi sobrino, y el pastel acabo con una vela de Tigger.
La segunda fue en la palapa de una de las amistades de mi ex, y de lo poco que recuerdo, había un Pooh gigante hecho de unicel.
La tercera fue en una palapa, en un hotel de Ciudad Victoria. Fue mas peda que fiesta infantil, porque se atravesó con otro festejo – la boda de mi cuñado, si mal no recuerdo.

birthday

Hoy cumple 9 años, mi hija. Es cuando uno se da cuenta que el tiempo vuela. Me acuerdo cuando vivía con ella, cuando la acostaba en su cuna y le “cantaba” canciones para arrullarla, cuando se asustó por las estrellas que le puse en su recámara – de esas que brillan en la oscuridad, cuando se reía de las caras de “fuchi” que hacía cuando le cambiaba el pañal, cuando le preparaba sus papillas de plátano con azucar (que le encantaban), y ya un poco más grandecita, las noches en las que rockeábamos con el DVD de Slipknot y después veíamos “Buscando a Nemo”. Y la vez que me hizo una michelada cuando le ganó la curiosidad por ver cómo me preparaba una.
Ahora ya está en 4° de primaria, ya habla de niños que le gustan, ya no se conforma con monos de peluche (para este cumpleaños, me pidió un iPhone…), y ya no es tan facil hacerla reir a carcajadas cambiándole la letra a las canciones que le gustan. Pero lo seguiré intentando.

Felicidades, Valky!!

The Iceberg.

3 respuestas a Feliz Cumpleaños, Hijita!

  1. number six dice:

    😀 y q me quedo callada jajaja..

  2. Mary dice:

    Seguramente Valky no va a leer mi felicitación, pero sabe que las personas que le conocemos y tenemos un gran cariño le deseamos lo mejor, no solo en su cumple, SIEMPRE…
    A ti pues ojala que pronto le puedas ver y estar con ella y claro que no es necesario que le cambies la letra a las canciones jajja creo que ella rie por todo lo que le platicas..
    Un abrazo grande!🙂

  3. Lizda dice:

    Contrario a lo que parece, la vida es grande Ice. Y sin afán del cliché, porque ya tengo mis años para saberlo, la sangre llama. Esto de los hijos es una guerra sin cuartel, y el amor está en cada oportunidad, pero siempre está ahí. La vida se hace grande cuando tienes hijos, no en el tiempo, because still you have to pay the bills, not that. Gigantic! Marvelous! Gorgeous! for them. Kids are the hope and the always life goin’ item… And her eyes and her faces, and everything in that 9 years old little cute girl is a mirror friend. Be near. Be good. Be wise. Be a dad. You are already. Be happy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: