Cassettes!

Por alguna razón, amanecí hoy con una nostalgia por los cassettes. No me refiero a los pregrabados que compraba en lugares como “Musicland” y “Camelot” en McAllen, TX, o “MixUp” cuando iba de vacaciones al DF. Me refiero al cassette virgen, tanto en su forma de, este, “respaldo” de copias originales, y toda la onda del “mix tape”.

cassette3

No recuerdo cuántas horas pasé frente a grabadoras y minicomponentes grabando cassette tras cassette, desde que empecé a hacerlo de las canciones que más me gustaban de los discos de mis papás (no era poco común que a mis 12 añitos ya tuviera cassettes con música tan variada como Black Sabbath, John Denver, J. Geils Band, el putito ese del pianito, Conway Twitty, y una que otra marcha de Strauss. Así era feliz en ese tiempo. Por supuesto, todavía no descubría la magia del botón de “pausa” del viejo estéreo, y entre cada canción se escuchaba un “PLOC!“, donde después del “stop” aplanaba al mismo tiempo “play” y “record”.

Unos añitos después, ya que mis papás me habían cedido el estéreo (no dejaba que nadie más lo usara – mejor se dieron por vencidos y me lo llevé a mi cuarto) empecé a escuchar el radio, y a desarrollar mi propio gusto por la música. Todavía hasta hace poco tenía un par de esos cassettes que grababa, ya viviendo en México, de WFM y de 97.7 Radio Hits. Por estas fechas empecé con mi colección de LPs (si, fue hace un chingo, pero ya vendían cassettes – el problema es que el estéreo ese tenía tornamesa y solo un deck para cassettes, y solo comprando LPs podía quemar grabar mis favoritas.
En alguna ocasión llegó a mis manos un cassette virgen (de esos de calidad patito – de hecho creo que la marca era Kmart, o no se… era rojo) que parecía tener propiedades mágicas. Era el único que había visto de 120 minutos!
Por supuesto, en las etapas tempranas de mi adolescencia, aún no comprendía lo que era el índice precio/calidad, por lo que siempre compraba cassettes baratos. De esos que vendían “en bolsita”, de 5 cassettes por que se yo, 10,000 (viejos) pesos. En su defecto, chingos y chingos de cassettes marca Ampex. Y Aurex, creo que también habían.

cassette2

Fast forward a 1988. A estas alturas, ya vivía en Cd. Victoria. Seguía con mi fascinación por los cassettes, solo que ahora ya comprendía que Sony > Ampex, TDK > Aurex, y Memorex > MemorMex (jajaja que mierda!).
Ah! A todo esto, el viejo estéreo ya se había convertido en historia. Pero a mi hermana en su cumpleaños le regalaron una grabadora con doble cassettera, el momento en el que decidí actualizar mi consumo de la música y empecé a comprar cassettes. Mi último LP fue el New Jersey de Bon Jovi, y mi primer cassette el And Justice For All de Metallica. Bueno, continuemos con el relato.
Afortunadamente, en los puestecitos de la calle encontraba cassettes de esas marcas a precios razonables. Un buen día, sin embargo, el señor del puesto no tenía los Sony azules de 60 minutos. Tuve que comprar, casi al doble del precio, un Sony de 90 minutos.  Dizque de cromo, quien sabe que sea eso. En cassettes, no el elemento químico en sí.
Llegué a mi casa, le agandallé la grabadora a mi hermana, y me hice un mix tape con canciones de, chequense esto, Metallica, Kiss, Depeche Mode, Winger, Poison, Alice Cooper, Rod Stewart y Ratt, entre otros. Qué pedo. Pero el cassette en sí se oía chingonsísimo. Y a diferencia de lo que estaba acostumbrado, duraba una hora y media. “Debe ser el cromo”, pensé. Desde entonces siempre preferí los de cromo.

cassette1

Cada vez que uno de mis amigos (y en ocasiones amigos de mis amigos) compraba algún cassette, se lo pedía para grabarlo. Claro, yo compraba los míos y también los prestaba. Éramos todo un mini-napster en esa época. Pero lo más chingón era hacer mix tapes.

Típico, te gustaba alguien y le grababas las baladitas. Pero mientras 15 o 20 galancitos les regalaban cancioncitas de Luis Miguel y del otro pendejo ese, yo tenía la ventaja de ser un poco más original. “Every rose has its thorn”, de Poison, “To be with you” de Mr. Big, “More than words”de Extreme (antes de que la acabara odiando), y como era un pendejo que compraba todo lo que veía en la Circus y en Hit Parader, tenía muchos otros cassettes de donde sacar baladitas que las viejas nunca habían escuchado.
Grababas el cassette, le ponías un mensaje bonito en el cartoncillo, y esperabas que la dama en cuestión cayera rendida. En mi caso eso nunca sucedió. A lo mejor esperaban “La Incondicional”, y no “Hysteria” de Def Leppard, o canciones más desconocidas de Trixter, Cinderella o L.A. Guns.

Hablando de Hysteria, ese album lo grabé en un cassette de 60 minutos. El lado A no cabía, asi que me aventé una edición (que me quedó bastante chingona) de “Rocket” para que cupiera. A los 3 segundos de que termina “Armageddon It”, se escucha la cinta transparente que marca el fin del lado del cassette. Ese se lo presté a un amigo,  no lo volví a ver. =(

Los mix tapes personales tambien eran una chingonada. Grababas tus favoritas y ya. Esto era importante en aquella época, porque a diferencia de los CDs, los MP3 y los iPods, había que estarle atinando a la canción que querías, adelantando y regresando el cassette hasta encontrar el punto en el que la canción empezaba.
Así, grababa dos tipos de cassettes: o el típico con canciones de chingos de fuentes, o con las favoritas de un solo grupo. Se hizo tradición personal comprar de los de cromo de 90 minutos, y dedicarle un lado a cada grupo. Por ejemplo, Lado A: Metallica; Lado B: Megadeth. O Lado A: Skid Row; Lado B: Guns N’ Roses.

Ahorita, la tecnología permite hacer eso y más con la música, incluso sin las limitaciones de “60 minutos”, “90” o “100”. Puedes agarrar un iPod de 8 GB y crear el playlist de 5,000 canciones más chingon del universo (o armar 50 playlists de 100 canciones). Pero ya no es un arte. Ya no tiene nostalgia. Ya es parte de la vida diaria.
Prefiero la tecnología actual, pero al menos por hoy, extraño los cassettes.

The Iceberg

5 respuestas a Cassettes!

  1. Isaac dice:

    Maxell para mi la mejor marca de cassette para grabar aunque eran algo caros, eran los que mejor calidad le daban a las canciones y mas si eras de esas personas que grababan las canciones del radio jajajajaja

  2. JM dice:

    Muy cierto. Hace poco que cumplí años un amigo de toda la vida me preguntó que si no había grabado un cassette, como solía hacerlo en ciertas fechas/épocas cada año. Ya ni me acordaba de eso.

    Claro, el wey dijo “cassette” refiriéndose como al concepto de grabar música que traigo de moda en ese momento, pero implícitamente se refería aque si no había quemado un CD de mp3s o yo qué se.

    Cuando le expliqué exactamente lo mismo que dices al final, que ahora es más fácil y tienes más flexibilidad pero que ya ni de pedo es lo mismo y que por eso dejé de hacerlo, como que no me entendió o creyó jaja.

  3. The Iceberg dice:

    Si, yo también le iba al Maxell, pero cuando no se podía, el TDK y el Sony eran buenos. Los que me cagaban eran esos que vendían (ni recuerdo la marca) que traían garigolitos, y frutitas y pendejadas así.

  4. Lizda dice:

    Mmm bueno,los cassettes presentaban varios inconvenientes si mal no recuerdo; uno era su poca tolerancia a las temperaturas extremas… que si hacía frío se ponía todo duro que hasta rechinaba la cinta al correrla…si había calor ésta se aguadaba de tal manera que podía bien saltar del reproductor sin previo aviso… Me recuerdo en numerosas ocasiones armada de mi pluma Bic más básica, dándole giros al cassette para adelantar o atrasar en una modalidad ultra manual..esa parte era divertida, más cuando si perdías el ritmo de giros, el cassette salía volando de la pluma. En cuestiones de calidad los de cromo eran cariiiiísimos y sí había diferencias importantes a la hora de elegir marcas. Por alguna razón siempre usé Sony y ¡cómo no! le dí a los de frutitas también hahaha. Mix tape era la onda e impresionar a tus amigos con épicas selecciones como The Cure con Depeche y New Order o toda la gama Hard: Queensryche, Cinderella y Dio era la mera onda…Ah! qué tiempos aquellos… aún todos los contemporáneos debemos tener algún cassette por ahí en una cajita de recuerdos, de esas que te devuelven cuando cortas y no quieres volver a abrir… Hoy le explicas a un niño cómo funcionaba tan curioso artefacto…y nadie lo puede creer. Claro, una niña si lo entendería jajajajajajajaja!!!

  5. The Iceberg dice:

    De hecho hubo una nota hace poco de que a un niño de 13 años le dieron un walkman, sin decirle que era, a ver si él le hallaba solo…
    Creo que unas horas después logró hacerlo funcionar, pero nunca supo que el cassette tenia otro lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: