El botón de “Snooze”

Ya saben… suena el despertador en la mañana, y gracias a algún inventor bien chingón, tenemos la opción de oprimir un boton no necesariamente para apagar la alarma (o el radio, o lo que sea), sino para que, como por arte de magia, vuelva a sonar en un periodo determinado (la mayoría de la gente – y los fabricantes utilizamos 10 minutos como estándar). Y qué bien caen esos diez minutitos. O no?

En fin, yo tengo, como despertador, mi iPhone. Una de las cosas que me cagan de esto es que, a diferencia de los tonos para llamada, no se pueden crear timbres de alarma. Solo existe la opción de elegir entre un número determinado de ellos, y la verdad es que la mayoría no valen madre.
Lo padre es que a diferencia de un despertador convencional, no tengo que estirar el brazo hasta el buró para oprimir el botón. Después de despertar por primera vez, tomo el iPhone y me enredo con él en las cobijas.

Este no es mi Iphone. En serio, quién se despierta a las 9?

Este no es mi Iphone. En serio, quién se despierta a las 9?

Una de las ventajas de trabajar por las tardes es que no hay que madrugar. Así que desde hace mucho mi despertador suena a las 10 de la mañana. Normalmente para las 10.20, o máximo a las 10.30 termino por fastidiarme de la alarmita, y me levanto a empezar el día.

Hoy, sin embargo, no fue así. De esos días que resulta casi imposible levantarse de la cama – por un lado porque es lunes y tengo muchísima flojera, por otro lado el día está nublado y se ve más oscuro afuera que de costumbre, y finalmente tuve un fin de semana en el que se me desajustó un poco el horario de sueño.
A las 10 de la mañana, como todos los días, apagué la chingaderita. Bueno, el “Snooze”. Según yo, repetí el ciclo de despertar-oprimir “snooze”-volver a dormir unas 5 veces, lo cual indicaría que me levanté a las 10.40, por lógica. Pero no. Finalmente me levanté porque mi vejiga fue un motivador más fuerte que el iPhone, y cuando volteé a ver el reloj de la estufa, no lo podía creer. Eran las 12.30. O sea que ese ciclo lo repetí un total de 16 veces, si los dedos no me fallan.

Así o más huevón?

The Iceberg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: