Lo que siempre me pasa…

Ya varias veces he hablado de las cosas que suceden en mi vida. No hablo de mi vida cotidiana, ni de mi vida personal, ni nada por el estilo. Hablo de esas pequeñas circunstancias de la vida que parecen repetirse una y otra vez.
Por ejemplo, si tengo un horario de trabajo fijo, procuro tener un horario de sueño fijo. Pero el día (y sólo ese día) que decido desvelarme, o desmañanarme, ah, ese día me piden que me quede horas extras.
Si voy al supermercado, y cada vez veo un producto (que realmente no necesito) que se me antoja, el día que me decido a ir a comprarlo, por supuesto, no hay.
Si voy a la tienda y siempre procuro salir al menos con un dejo de decencia sobre mi apariencia, no pasa nada. Pero el día que me salgo sin peinar, con mis chanclitas Nike (todavía las tengo!) y para acabarla con el zipper abajo, ah! ese día me atiende puro viejonón.
Y así hay mil ejemplos. Entre ayer y antier me pasó otro. Y doble, pa’acabarla.

Verán, mi rutinita mañanera consiste de levantarme a hacer pipí (apuesto que morían por saber eso), encender la computadora, poner café a preparar en la cafetera, y salirme a “desayunar” un cigarrito”. Regresando del cigarrito enciendo la TV, busco algo interesante de fondo (noticias, musica… no soy tan quisquilloso). Me preparo mi café y me siento en la computadora. Y me pongo a abrir mis páginas de lectura diaria. Entre ellas están dos blogs: uno de un amigo, y uno de mi primo.
TODOS LOS PINCHES DIAS, por costumbre, abro sus blogs para ver qué nuevas narrativas tienen para el mundo. cuando digo TODOS LOS PINCHES DIAS, no exagero. Es mi rutina, vaya. Y por lo general termino por ver la misma entrada que ya leí como 3 veces. Digamos que no se les da eso de actualizar muy seguido, pero heme ahí, su fiel lector, al pendiente.
Total, antier me moría de ganas de buscar otro tipo de información en internet (no, guey, no de esa… tutoriales de ASP) aparte de ponerme al corriente en un par de tareas domésticas. Así que cuando me senté con mi cafecito frente a la computadora, me dije a mi mismo “nah, ni pa’que abrir los blogs de esos gueyes, al fin que ni escriben”. Resistí todo impulso, fui en contra de mi instinto, y me mordí un huevo pero no las abrí. Por supuesto, ya sabrán lo que sucedió… Ayer… cafecito… etc., abrí el blog de mi amigo, y voila! había actualizado su blog. Abrí el blog de mi primo, esperando ver la misma entrada y la misma imagen de un teatro que he visto desde el pinche siete de OCTUBRE del 2008, y voila! también había actualizado su blog.
“Albricias!”, me dije a mi mismo. Pero al mismo tiempo, “Que pinche suertecita me cargo!”.

En fin, esa era mi anécdota del día.

The Iceberg.

Anuncios

2 respuestas a Lo que siempre me pasa…

  1. JM dice:

    Y eso que no viste que hubo dos actualizaciones en uno jajaja

  2. The Iceberg dice:

    si lo vi, despues de escribir esto… jajaja ni sabía que leías esta mierda, pense que nadamas el de inglés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: